Adelantos y garantías de deuda, peripecias de las provincias en el cobro de regalías

Compartir

Neuquén pidió un adelanto a cuenta de regalías a las principales petroleras. Chubut redirección automáticamte la mayor parte de lo que ingresa a los bancos. Y Santa Cruz se prepara para un escenario complicado.

En la puja entre los actores que tallan por establecer un precio sostén del petróleo mientras dure la pandemia global por el Covid-19, uno de los principales argumentos de las provincias productoras para avanzar en esa dirección es que su situación fiscal es, en gran medida, dependiente del valor del barril.

En Neuquén, el mayor polo hidrocarburífero del país, la recaudación por regalías representa entre un 35% y un 40% de los ingresos de la provincia. En Chubut, el otro gran productor de hidrocarburos, ese porcentaje es todavía más alto. Con esa realidad a cuesta, los gobernadores de las 10 provincias productoras nucleadas en la Ofephi pelean desde que se derrumbó el precio internacional por obtener el precio sostén cercano a los 50 dólares.

Es probable que el acuerdo se cierre esta semana en una cifra más baja (en la banda de los 45 dólares), pero aún así en un precio competitivo desde la óptica de las gobernaciones petroleras. La fecha clave, para los mandatarios, es el 15 de abril. Es decir, el miércoles que viene. Ese días las empresas productoras —YPF, PAE, Tecpetrol, Pluspetrol, Capsa, Sinopec, Chevron y Vista Oil&Gas, entre otras— deberán empezar a pagar las regalías correspondientes a la producción de petróleo correspondiente al mes de marzo.

Las provincias aspiran a cerrar esta semana el acuerdo que está negociando el gobierno nacional —a través del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas— para fijar el precio del barril que se utilizará para liquidar sus ingresos a mediados de mes. Sin embargo, la situación en cada provincia es disímil.

Chubut, que liquidó en promedio unos $ 1550 millones mensuales por su producción de petróleo y gas en 2019, percibe, en los hechos, sólo un 15% o 20% de esa cifra. El resto es redireccionado de forma automática a los acreedores que controlan los títulos públicos emitidos en dólares por la provincia (la mayoría durante la última gobernación de Mario Das Neves). La fragilidad fiscal del distrito que gobierna Mariano Arcioni es palpable: acaba de pagar los sueldos de febrero de los empleados públicos y el escenario para adelante se presenta por demás complicado por la caída de la recaudación como consecuencia de la recesión económica que se acentuará por el coronavirus.

Neuquén, que en los últimos canalizó la mayor parte de la inversión en upstream de la mano del desarrollo de Vaca Muerta, recaudó en 2019 unos $ 1420 millones mensuales en concepto de regalías. Así se desprende de un relevamiento realizado por el economista Alejandro Demel. La gobernación que encabeza Omar Gutiérrez ya cobró por adelantado un porcentaje de las regalías que facturará a lo largo del año. YPF, PAE y Tecpetrol, los tres mayores productores de la provincia, concretaron en enero préstamos computados como ‘adelantos a cuenta de regalías’. La provincia cobró por ese concepto unos $ 2500 millones, según indicaron fuentes empresariales. Devuelve ese dinero en cuotas mensuales que van descontando de la cuenta de cada empresa a medida que se liquidan las regalías. “Cada cuota representa un 20% o 25% del facturado. Sólo en algún caso excepcional, el porcentaje es mayor y llega al 40% o 50% de las regalías devengadas”, detallaron desde una petrolera. La provincia utilizó esos fondos para hacer frente a gastos estacionales (aguinaldos, vacaciones).

Santa Cruz, que afrontó severas complicaciones económicas a raíz del derrumbe del precio del petróleo en 2015, evitó por ahora recurrir a adelantos de regalías para cubrir sus gastos corrientes. Fuentes de la gobernación de Alicia Kirchner señalaron que sólo en algunos casos se solicitó que las petroleras paguen a principios de mes una parte de las regalías que se liquidan a mediados de ese mismo mes. La provincia facturó por ese concepto unos $ 1020 millones mensuales a lo largo de 2019. “Ya se pagaron los sueldos públicos correspondientes al mes de marzo. Pero preveemos un resquebrajamiento a partir del mes que viene, cuando se liquiden las regalías de abril”, admitió. La proyección elaborada por Alejandro Demel revela lo sensible que resulta para los distritos petroleros la recaudación por regalías.

Según sus estimaciones, en el caso de Neuquén, por cada dólar que baje el barril de petróleo, la provincia deja de recaudar alrededor de 500.000 dólares. A su vez, con un barril criollo a US$ 45, recaudaría un 104% (prácticamente lo mismo) de lo que recaudó mensualmente en 2019 (medido en pesos nominales). Unos $ 1472 millones mensuales.

La situación resulta aún más delicada para Chubut. Allí, por cada dólar que baje el barril, la recaudación cae 550.000 dólares y con un barril a US$ 45 acumularía $ 1560 millones mensuales a lo largo de 2020, es decir, lo mismo que el año pasado. Claro que en esta coyuntura de desplome de la venta de combustibles lo que más preocupa a las provincias no es el precio de venta (el “P”), sino la merma de la producción por la ausencia de mercado (el “Q”).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *