El aguinaldo, el nuevo “pico” de la crisis, exigen medidas urgentes.

Compartir

Desde el punto de vista sanitario estamos transitando un aumento de casos de covit19 diariamente, en torno a los 2500 casos, y según con el especialista que se hable, están diciendo que estamos en camino hacia el famoso y postergado “pico”. Aunque todavía no se sabe con certeza cuando llegara, si se comienza vislumbrar el pico de la crisis en la microeconomía pyme y en algunas economías publicas provinciales.

En este sentido, el pago del medio aguinaldo en plena pandemia parece ser uno de los obstáculos más difíciles de afrontar por los empleadores, sean públicos o privados.

Desde el sector privado, el pago parece prácticamente un anhelo difícil de alcanzar y más si tenemos en cuenta el entorno de cuarentena que viven ciudades como Roca, Cervantes, Jacobacci y Bariloche. La baja de la actividad, la falta de medidas económicas, la prohibición de despido o la doble indemnización parece un coctel venenoso para cualquier empresa afectada por la pandemia.

Teniendo en cuenta esta difícil situación el bloque de la UCR en la Cámara de Diputados impulsa un nuevo proyecto de ley para aliviar la carga tributaria de las Pymes. El borrador del texto establece que empleadores y trabajadores del sector privado estén exceptuados del pago de aportes y contribuciones previstos en el aguinaldo 2020.

El proyecto fue presentado por la vicepresidenta del bloque radical Carla Carrizo y plantea la suspensión de esas cargas sociales y fiscales que integran Contribución Única de la Seguridad Social (CUSS) y a las obras sociales en el sueldo anual complementario (SAC) correspondiente a 2020, tanto para empleadores como para trabajadores del sector MiPyME.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Productivo, en el país hay 1.066.351 MiPyme, y constituyen sólo una parte de las 194.000 empresas que ingresaron al Programa de Asistencia al Trabajo y Producción (ATP) que prevé renegociar plazos y montos en las cargas y contribuciones para los meses de abril y mayo. La iniciativa llega mientras avanza la recesión económica a raíz de la pandemia. Solo en la Ciudad de Buenos Aires cerraron 27.000 comercios y 40.000 empresas todo el país, según de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Si el Estado no puede pagar el aguinaldo en tiempo y forma, imaginemos el sector más pequeño y vulnerable de Pymes que no ingresaron al ATP que dispuso el Gobierno. En este contexto de crisis un derecho no puede ser vivido como un impuesto”, resaltó Carla Carrizo, autora del texto legislativo, quien advirtió que esta situación afecta principalmente a los comerciantes.

“Si realmente queremos proteger el empleo formal y evitar que el sector desaparezca no alcanza con renegociar deudas hay que ayudar. Nuestra prioridad debe ser estar junto a los comerciantes y el sector emprendedor de la clase media que sostiene el 62% del empleo formal en el país”, reclamó la diputada.

En el caso de la administración pública rionegrina el panorama no parece ser mucho mejor, de hecho el Ministro de Gobierno Rodrigo Buteler anticipo que el medio aguinaldo se pagara en cuotas a partir de los $ 30.000.- y se posterga para octubre el pago del mismo, para la planta política. Como siempre, hay excepciones, que en este caso son totalmente justificables, dado que cobraron la totalidad del medio aguinaldo los trabajadores de la salud, policías y servicio penitenciario provincial.

Según se informo la coparticipación a las provincias cayó en junio, otro 12% en términos reales, y para julio se espera que la sangría continúe y se acentué. Esto produce que las arcas provinciales patagónicas entren a depender exclusivamente de los adelantos (prestamos de Nación) financiados casi exclusivamente por emisión monetaria y produciendo una dependencia que afecta el federalismo tantas veces defendido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *