El primer día clave para la micro economía Argentina. Arranca el clearing

banco_central
Compartir

El jueves 26 de marzo será para muchos empresarios y autónomos argentinos un día que marcará en su historia comercial. La apertura del clearing, con el ingreso de cheques y de cobranzas al sistema puede producir un grave daño en su historial.

La decisión del Central de reabrir la compensación, pone a muchas pymes ante un panorama de cheques rechazados. Al quedar descalzadas necesitarán ayuda del Gobierno para pagar sueldos en medio de la cuarentena por el coronavirus.

Nadie pone en duda que la salud pública es un bien superior a la economía, salvo pequeñas grandes excepciones como Trump y Bolsonaro, pero está bien en claro que el obligado parate de la economía por el coronavirus coloca a las empresas en general y a las pymes en particular en una situación de suma complejidad. La decisión del Banco Central de reabrir desde este jueves 26 el clearing bancario, busca comenzar a normalizar el funcionamiento de las cadenas de pago, pero no da una solución definitiva a las dificultades de las empresas para afrontar el pago de los sueldos que tienen que comenzar a efectivizarse desde la semana próxima y a la recomposición de la cadena de pagos.

Mediante la comunicación A 6944, el BCRA dispuso que desde este jueves se reanude la compensación y acreditación de cheques, que iba a mantenerse suspendida hasta la semana próxima por la vigencia de la cuarentena en el marco de la pandemia del coronavirus.

En definitiva, la reapertura de la compensación tiene lógica en la búsqueda de intentar reactivar el flujo de caja de las empresas y normalizar la cadena de pagos, pero adelanta el problema para las empresas que tiene dificultades, o bien porque no están trabajando o porque tienen por delante que cubrir los cheques de los proveedores. Además, no hay que perder de vista la informalidad de la economía y que muchas empresas no son sujeto de crédito, o no están empadronadas para recibir las medidas de ayuda que vaya disponiendo el Gobierno.

En esa línea, Pedro Cascales, de CAME, sostuvo: “El Banco Central debería instaurar un descubierto automático y obligatorio de los bancos para cubrir esos cheques a una tasa bajísima para que no se afecte el stock de caja para pagar los sueldos, si no directamente los fondos se van a ir a los proveedores que generalmente son las grandes empresas a las cuales se les dieron los cheques para pagar las materias primas”. En la misma línea, Cuomo sostuvo que “debería haber una línea de crédito automática para el descubierto para el giro comercial, pero el Estado de alguna manera va a tener que pagar los sueldos de los empleados porque si no la situación es insostenible”. En pocas palabras para contener esta reapertura sería de esperar una ampliación de los descubiertos en forma masiva y automática, y una normativa del banco Central que impida el cobro de multas y cierres de cuentas corrientes por antecedentes negativos o por cheques rechazados en esta etapa de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *