El que espera desespera, las pymes rionegrinas

Compartir

El tiempo pasa, y la situación de las pymes argentinas cada vez es peor y se escucha decir que los peor aún está por llegar.

Realmente ser emprendedor en este país, es como muchas veces se dice es “una tarea titánica”, esperemos que sea por el gran esfuerzo que involucra y no por el terrible final que parece que se avecina, década tras década.

Desde distintas federaciones y cámara empresariales se solicito desde el comienzo de la cuarentena, medidas que ayuden al empresariado nacional llevar adelante tan peligroso proceso, pero estas no llegaron ni en tiempo, ni en forma. Como dice Martin Lousteau “El Estado solo está diseñado para asistir a las clases bajas y cobrarle a los grandes empresarios, pero no tiene claro como asistir a la clase media y a los independientes”, y esto se observa en estos días. Un claro ejemplo es el renombrado “IFE” Ingreso Familiar de Emergencia para monotributista (A y B) y trabajadores en negro, que al día de hoy solo fue cobrado por los que estaban cargados en ANSES (AUH y otros) pero la gran mayoría de independientes está cobrando según la terminalidad de DNI a partir del 5 de mayo, hasta mediados de mes. Es decir que en muchos casos, no tienen ingresos desde el 18 de marzo y recién ahora están cobrando los esperados $ 10.000 por parte del Estado Nacional.

También paso algo parecido con la supuesta línea del Fogar donde los bancos asistirían con préstamos al 24% TNA (+costo financiero) a las pymes para el pago de sueldos de abril. Según se informo solo 2 de cada 10 empresas pudieron acceder a dicha línea de financiamiento. Un dato claro es el gran nivel de informalidad que tiene la economía Argentina, por un lado más de 10 millones de trabajadores en precarización laboral (que solicitaron IFE) y por otro lado, las Pymes dado que solo 3 de cada 10 empresas tienen calificación crediticia en un banco, estos dos aspectos dan una muestra de la desprolijidad microeconomía nacional.

Pero analicemos como están transitando las pymes patagónicas y particularmente las rionegrinas.

Desde el comienzo, se observo que el Gobierno Provincial se alineo con el Gobierno Nacional y apunto todas sus energías en el aspecto sanitario y dejando para más adelante la economía. Recordemos la frase del presidente Fernández “la economía después se arregla”. Bueno el “después” es “ahora”. La administración Carreras delego en la Nación, la posibilidad de asistencia a las pymes y esto se observaba cuando se le consultaba a los funcionarios y estos respondían “las ayudas llegaran desde Nación” y posteriormente publicitando las medidas nacionales desde los espacios provinciales.

En los primeros días de abril, la gobernadora tuvo videoconferencia con cámaras, federacionaes, sindicatos y otros actores de la vida económica de Rio Negro. Se la observo dispuesta a escuchar propuestas, pero no a abrir el comité de crisis económica tan reclamado por esos sectores.

Desde esos actores, se le solicito asistencia y se manifestó que las medidas no llegaban y que eran insuficientes, recordemos que para ese entonces el Estado Nacional solo cubriría una parte de SMVM de algunas pequeñas empresas y para las de más de 100 empleados estaría el REPRO (herramienta del ministerio de Trabajo, de muy difícil instrumentación). Y ese reclamo llego desde todas partes del país y la Nación tomo nota, y amplió la asistencia para el pago de sueldos de abril, para todas la empresas hasta 2 SMVM e instrumentando una línea a tasa cero para monotributistas, hasta $150.000.

En tanto el gobierno provincial tomo medidas con IIBB, principalmente con el régimen unificado y últimamente habilito un fondo de $ 100 millones para que el  CREAR instrumente una línea crediticia a tasa cero hasta $ 200.000 para pymes e independientes.

Por último, la Gobernadora decreto la flexibilización comercial en 30 localidades lo que puede producir una lenta , pero muy esperada  reactivación del sector privado rionegrino, produciendo ingresos genuinos a los privados y una muy posterior mejora en la recaudación provincial que al día de hoy, paso a ser una de las principales preocupaciones para los funcionarios de Economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *