Falta papel para imprimir: Desde marzo, la base monetaria creció $720.000 millones

Compartir

La Casa de la Moneda tiene problemas para imprimir todos los billetes que le pide el Banco Central.

Pero no es el único inconveniente que atraviesa la Casa de la Monea. Necesita importar papel moneda pero todos los países están reteniendo ese papel para la mega impresión que les están pidiendo los bancos centrales en todo el mundo. Tal ese el caso de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra.

Para tener noción del aumento de los billetes en circulación basta ver la cantidad que se imprimieron. Para los de mil pesos, los que cuentan con la imagen del hornero, en los dos primeros meses del año, pasaron de 372,9 millones de billetes en circulación, a 384,2 millones. Es decir que hubo un aumento, emisión, de 11,3 millones de billetes de $1.000 sólo en dos meses del 2020. Un auge de horneros, lejos que ser una especie en extinción en lo que a billetes se trata. Equivale a 113.000 fajos de 100 unidades. Si se los apila, tomando en cuenta que cada fajo de 100 tiene una altura de 1,5 centímetros, se armaría una torre de 1.650 metros de alto. Son 24 obeliscos de alto.

Por lógicas razones, la emisión de billetes se está concentrando en los de mil pesos. El resto de las denominaciones, al 29 de febrero, habían disminuido en la cantidad circulante con excepción del de 20 pesos. El de 500 pesos retrocedió en 8 millones de unidades. Seguramente en marzo los números arriba mencionados, para el de mil pesos por lo menos, habrán despegado aún más.

La inflación es un impuesto en realidad, y como tal, las provincias buscan sacar su tajada. También los municipios. Por ello la presión al gobierno para que “coparticipe” la emisión de billetes dado que cada distrito carece de un banco central. Por ahora. El fantasma de las cuasimonedas siempre está vigente. La Ciudad de Buenos Aires abonó a proveedores con títulos de deuda que no sirven para pagar impuestos. Cuentan con el beneficio de que pueden ser descontados en el Banco Ciudad. Córdoba anunció recientemente su emisión pero que servirán para pago de impuestos. En ningún caso son billetes físicos como en su momento lo fueron los patacones.

¿Qué sucederá de ahora en más? La caída en la recaudación es muy elevada en todos los distritos. Los ingresos por retenciones del SIRCREB, de Ingresos Brutos, en CABA fueron 35% menores en los primeros días de la cuarentena total. El gobierno nacional acordó con provincias la emisión de $120.000 millones para financiar los rojos fiscales que se vienen en todos los distritos. ¿Para cuánto tiempo alcanzará? Es la gran incertidumbre. La emisión de cuasimonedas está prohibida por leyes de responsabilidad fiscal y pactos fiscales pero rápidamente las legislaturas provinciales pueden dar vuelta esas adhesiones. Habrá que ver cómo evoluciona la crisis, algo que se sigue día a día desde lo fiscal.

La Casa de la Moneda en definitiva no tendrá recesión este año. Experimentará un boom. El único límite por ahora pasa por la provisión de papel moneda o subcontratar emisión. Es la única política monetaria restrictiva existente hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *