La Pandemia enferma a los trabajadores y a las empresas

Compartir
Por Sergio Capozzi
Por Sergio Capozzi

Estamos comenzando a transitar días que serán durísimos, históricos, que marcarán un antes y un después en toda la sociedad, donde nadie quedará ajeno. Y en ello, el campo laboral privado será, sin lugar  dudas, uno de los ámbitos  más perjudicado.

Hemos escuchado que el gobierno nacional pondrá el énfasis en aquellos más necesitados, los beneficiarios de planes sociales, los jubilados que cobran el haber mínimo, se aumenta la asignación universal por hijo, lo cual parece sensato. También podríamos arriesgar que el sector de trabajadores públicos nacionales no verán, en principio, afectados sus ingresos. Pero el universo laboral y sobre todo empresarial, es mucho más amplio. Eso sin hablar de los autónomos, monotributistas y trabajadores en negro.

Más del 90% de las empresas del país son PYMES y MICRO PYMES. De ellas, la inmensa mayoría son emprendimientos familiares con sólo un puñado de dependientes. Estas empresas, desde hace años, están siendo afectada por la recesión y la inflación. Ni hablar de la presión tributaria (Argentina está ubicada en el podio mundial en este rubro). En estos días comienzan a vencer anticipos de Bienes Personales, Ganancias, entre otros. Un paréntesis: cuáles ganancias? Las provincias y C.A.B.A. cobran el perverso y confiscatorio impuesto llamado Ingresos Brutos, que muchas veces está atado a las dimensiones del establecimiento y no toma en cuenta la estacionalidad, las crisis, la falta o caída de ventas. Cómo pueden hacer estas empresas para afrontar estos pagos si no tienen producción y, fundamentalmente, cómo harán para afrontar el pago de los salarios de sus dependientes.

El gobierno nacional anunció que se podrá recurrir al auxilio del programa de recuperación productiva (REPRO) para aquellas empresas que por la situación excepcional de la pandemia se vean seriamente perjudicadas. Entre ellas gastronomía, hotelería, líneas aéreas. A través de este programa, el Estado se hace cargo de una parte de los salarios de los trabajadores, la cual termina siendo mínima pues, por ejemplo, los trabajadores de las dos primeras actividades tienen en su remuneración una porción muy importante que no es tomada en cuenta, las propinas. Pero, esas son un puñado de actividades. Qué sucederá con la industria de la indumentaria, agravado por el cierre de los shopping, calzado, automóvil, construcción y tantas otras miles. En la educación privada ya se prevé un alto grado de deserción, sobre todo en institutos terciarios o universitarios.

También es una nueva medida otorgar créditos blandos a los empleadores, pero esos créditos habrá que pagarlos, son un placebo a corto plazo.

¿Qué pueden hacer los empleadores? La respuesta rápida, simple, es que podrían recurrir al artículo 221 de la ley de contrato de trabajo: “Las suspensiones por fuerza mayor debidamente comprobadas podrán extenderse hasta un plazo máximo de setenta y cinco (75) días en el término de un (1) año, contado desde la primera suspensión cualquiera sea el motivo de ésta.”

¿Este será el camino? En momentos en que escribo estas líneas me entero que varias empresas están enviando telegramas mediante los cuales hacen saber que recurren a esa figura. Los trabajadores tendrán unos días para, además de la psicosis por el corona virus, pensar sobre cómo pagar alimentos, alquileres, prepagas, colegios, impuestos, tarjetas de crédito y tantas otras obligaciones. Hago un segundo paréntesis, el empleador sufre exactamente esos mismos problemas y algunos más, ya hablamos sobre las tasas e impuestos nacionales, provinciales y municipales, a éstos podemos sumar el pago a los proveedores.

Hay alternativas? Si, el Procedimiento Preventivo de Crisis Empresaria. Recurrir directamente a la suspensión sin goce de haberes debe ser una medida extrema. Claro que si quien lee estas líneas es un empleador pequeño podría decir no tengo otra, toqué fondo y sería comprensible. Ahí tienen que aparecer los tres gobiernos. Si los comercios cierran no sólo los trabajadores quedan en la calle, las municipalidades no percibirán tasas, las provincias “ingresos brutos” y sobre todo, la recaudación por el I.V.A. llegará a un caer a valores impensados, ni siquiera se salvará la industria alimenticia o los combustibles.

Desde hace meses venimos escuchando que debemos ser una nación solidaria, en estos días el eslogan es “Argentina Unida”, pero el lazo para unirnos a todos lo tiene los gobiernos, Ese lazo tiene que servir para que nadie quede afuera, para protegernos pero no para estrangularnos.

  Si los gobiernos postergan los vencimientos  de impuestos, tasas y servicios, los empleadores pueden destinar esas sumas a pagar parte de los salarios. Y no seamos ingenuos, el Estado Nacional puede hacerlo, de hecho emite más de mil millones de pesos por día, los gobiernos municipales pueden recibir ATN, y la provincias verían que la coparticipación no caería tanto. Eso sí, las empresas deberían destinar estas sumas exclusivamente al pago de los salarios que, al no prestarse servicios, podrían ser reducido sustancialmente.

Por si interesa, agregamos en qué casos debe iniciarse el Procedimiento Preventivo por Crisis? En el caso previsto en el artículo 20 de la Ley 14.250 (t.o. 2004).¿Cuáles son los requisitos que deben cumplirse? Para el PPCE los previstos en el artículo 3° del Decreto N°265/02 y si la empresa emplea a más de 50 trabajadores deben dar también cumplimiento al Decreto N°2072/94; los PPCE correspondientes a provincias serán sustanciados ante las administraciones provinciales del trabajo. ¿La tramitación tiene algún costo? La tramitación ante el MTEySS es totalmente gratuita. ¿Debe presentarse algún formulario para la realización del trámite? No hay formularios predeterminados. Quien argumente la causal de extinción del contrato por “falta o disminución de trabajo” no imputable al empleador, o “fuerza mayor”, es quien tendrá la carga de la prueba de dicha situación.

El Procedimiento Preventivo de Crisis de Empresa (PPC) se encuentra regulado por la Ley Nacional de Empleo N°24.013, arts. 98° al 105°, que obliga a los empleadores previamente a suspensiones o despidos, conforme a los porcentajes que establece dicha ley, a la sustanciación de dicho procedimiento.

Toda suspensión dispuesta por el empleador para ser considerada válida, deberá fundarse en justa causa, tener plazo fijo y ser notificada por escrito al trabajador. Cabe aclarar que si la suspensión por “falta de trabajo” afectara a más del 15%, 10% o 5% del personal, según la dotación de personal que emplee la empresa, ésta estará obligada a iniciar un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) ante el Ministerio de Trabajo a Secretarias Provinciales según los arts. 98° a 105° de la Ley N°24.013.

            Es indicado citar el convenio colectivo aplicable y la entidad que representa a los trabajadores. También deberá referir los elementos económicos financieros tendientes a acreditar la situación de crisis. Es  requisitopresentar los estados contables correspondientes a los últimos tres años.

            Aconsejamos presentar:

  • a) Denominación de la empresa y actividad.
  • b) Acompañar estatuto social acreditando la personería, informando el domicilio real de la empresa y constituyendo domicilio ante la autoridad administrativa.
  • c) Acompañar los últimos tres balances en copias los que deberán ser suscriptos por contador público y estar certificados por el C.P.C.E.
  • d) Informar el domicilio de la empresa en donde cumplen efectivamente tareas los trabajadores a los que afectarán las medidas propuestas por el empleador.
  • e) Descripción de los hechos que motivan la solicitud del PPC.
  • f) Medidas a adoptar y respecto a las mismas: fecha de iniciación y en el supuesto de suspensiones la duración de las mismas.
  • g) Nómina total del personal dependiente debidamente enumerada que se desempeña en la empresa (indicará eventuales o modalidades de contratación no permanentes), indicando apellido, nombre, número de cuit, fecha de ingreso, cantidad de cargas de familia (por las que percibe asignaciones y/o denunciadas como tales), área o sector en donde revista, categoría, especialidad y remuneración mensual.
  • h) Respecto del personal AFECTADO POR LA MEDIDA debidamente enumerado, indicará apellido, nombre, numero de cuil, fecha de ingreso, cantidad de cargas de familia (por las que percibe asignaciones y/o denunciadas como tales), área o sector en donde revista, categoría, especialidad y remuneración mensual. Según planilla modelo en caso de solicitud de subsidio.
  • i) Indicación del N° de convenio colectivo aplicable y entidad o entidades gremiales que representan a los trabajadores.
  • j) Elementos económicos financieros a fin de acreditar la situación de crisis.
  • k) Formulario F 931 de la AFIP, actualizado.
  • l) La documentación deberá acompañarse con copias de toda la presentación, para la notificación a las entidades sindicales que los representan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *