Las fichas de dominó comienzan a caer

Compartir

La pandemia mundial del coronavirus se desparramo por todo el globo con una velocidad inusitada, de la misma manera que las fichas de dominó acomodadas y alineadas una tras otra, comienzan a caer desde que se tira la primera.

Una de las cosas que si se sabe, es que la primera ficha que se empujó fue en China y a partir de ahí comenzó la caída sistemática de las fichas en todo el mundo, primero en Europa, y luego en América principalmente en Estados Unidos.

América latina logró tomar en forma anticipada unas decisiones que permitieron cortar y disminuir la velocidad de la caída de las fichas, lo que en el mundo científico se denomina aplanar la curva. En este sentido el gobierno argentino luego, de una tardía acción en el control de los aeropuertos, fue uno de los primeros países en instrumentar la cuarentena obligatoria en todo el territorio. Y si bien no contamos con la cantidad de testeos óptimos se ve claramente que la enfermedad no sé proliferó.

Tomando el mismo ejemplo, ahora podemos mencionar que un nuevo juego o camino de fichas de dominó está empezando a caer, y es el de la economía Nacional.

Desde fines de la gestión Macri, principalmente después de la elección de las Paso, la Argentina entró en un torbellino negativo y acentuó la recesión. En diciembre, con el comienzo de la gestión Fernández las esperanzas se renovaron, pero al transcurrir los días, las semanas y los meses no se observó ningún plan económico sustentable y de desarrollo. Lo único que se buscaba era el reperfilamiento de la deuda externa.

Esto no avanzó significativamente y el riesgo país comenzó a dispararse. Durante el mes de marzo apareció el primer caso de coronavirus en Argentina y el gobierno dictó la cuarentena.

No es materia de este artículo hablar sobre la salud sino de las consecuencias económicas que tendrá la pandemia en Argentina. Las primeras medidas económicas del gobierno fueron intentar de asistir a los sectores más vulnerables, desde los jubilados hasta los beneficiarios de los planes sociales. Posteriormente instrumento el IFE (ingreso familiar de emergencia) para los monotributistas (a y b), beneficiario a AUH y los trabajadores en negro. En cuanto a las Pymes, la única fue una instrumentación de líneas de crédito por parte de los bancos para pagar las plantillas de salarios con una tasa del 24% este crédito. Esta línea se denomina Fogar y esta garantizada con $ 360.000 millones, que resultaron de la tremenda emisión de pesos de Marzo (absorción de Leliqs).  Al día de la fecha es de difícil la liquidación de dichos préstamos por parte de los bancos, que están solicitando requisitos crediticios como si fuese en tiempos normales, sin pandemia.

 Por lo cual el gobierno emitió el decreto 332 el cual, posponer el pago de contribuciones patronales u otorgaba el 95% de descuento por el pago. Otra medida era el pago del salario mínimo vital y móvil (SMVM) para las pymes hasta 100 empleados (por escalas). Este decreto fue sin lugar a dudas una gran medida, pero en las últimas 48 horas, cuando comienza a venir la letra chica nos informaron que esta ayuda será solamente para el sueldo de abril pagado en mayo, lo cual implica que las pymes independientes y autónomos deberán hacer frente con fondos propios el pago de los sueldos de marzo.

Las fichas del domino

Esta rigidez en la asistencia a las pymes y empresas tendrá consecuencias inmediatas en el corto y mediano plazo, como las fichas del dominó seguirán cayendo. Lo primero que sucederá será el pago parcial de sueldos o el no pago (se habilitaría las suspensiones), posteriormente, cómo está sucediendo en todas las partes del mundo, vendrán los despidos y aumentará la desocupación. Estas empresas que son el gran sustento del estado, se les complicará aún más el pago de impuestos como el IVA ganancias e impuestos internos, por lo cual, la próxima ficha será el y los Estados que tendrá una baja en la recaudación, que estimamos por encima del 35%. Las fichas continuarán cayendo, y serán las provincias que se verán afectadas por la baja de la coparticipación y esto tendrá repercusión directa , primero con el pago a proveedores y luego en el caso de no mejorar con el pago de sueldos del sector público, como ya está sucediendo en Córdoba.

Desde varios sectores, distintos economistas dicen que la forma de frenar la caída de las fichas es una emisión extraordinaria de pesos, con el objeto de que  caigan lo menos posible la actividad económica. Estimaciones privadas pronostican que la  baja seria del 4% (respecto al PBI) y las más pesimistas creen que será de más del 10%.

Lo sorprendente, a esta altura del mes de abril es como el sistema financiero y los Estados (nacional y provinciales) están haciendo oídos sordos a la solicitud de las cámaras comerciales y de industria para el salvataje. Según se comenta en los pasillos de la Rosada, la orden es que los empresarios saquen “el canuto” y paguen los sueldos de marzo con fondos propios.

Las fichas continuarán cayendo y el único que puede detener esta avalancha es el Gobierno Nacional, las pymes solamente pueden resistir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *