Más voces solicitando mantener el Barril criollo, ahora Alberto Weretilneck

Compartir

Desde su banca en el Senado Nacional, el ex Gobernador y hombre fuerte de Rio Negro, Alberto Weretilneck  volvió a reclamar el sostenimiento del Barril Criollo en torno a los U$D 54.

Si el Congreso reabre y logra sesionar por videoconferencia, como promueve Sergio Massa, los partidos de las provincias petroleras buscaran certezas de una compensación a sus gobiernos por la caída del precio del petróleo.

La problemática se hizo escuchar en un Congreso vacío pero con muchos legisladores activos desde sus casas, tal es así que Juntos Somos Río Negro (JSRN) y el Movimiento Popular Neuquino (MPN), los partidos gobernantes de sus provincias, recrearon un frente petrolero parlamentario para dar batalla.

El senador presentó un proyecto en el Senado y le envió una carta personal al presidente para pedirle asistir las arcas de las provincias petroleras. «Río Negro perderá un mes de salarios al año y muchas pymes del sector no van a poder seguir», advirtió.

En la carta al presidente, le recuerda que el petróleo a menos de 40 dólares no es sólo una amenaza para Vaca Muerta «sino para toda la industria petrolera que hoy tiene su punto de equilibrio por encima de los 50».

«Asimismo, la reducción del precio del barril implicará una caída estimada de la producción petrolera en la provincia del 10%. Y no solamente afectará a las actividades relacionadas a dicha explotación, sino que además se derrama a toda la actividad económica de la Provincia». Como se sabe, “Alberto”, como se le dice en  Rio Negro, es muy conocedor de los números de la provincia y tiene una habilidad para anticiparse a los tiempos políticos y económicos. Muestra de ello fue la implementación del plan Castello, manteniendo la obra pública provincial, cuando el gobierno nacional de la gestión Macri comenzó a relentizar las obras nacionales. Esta posición es una luz de advertencia, qué debe tomar en cuenta el gobierno nacional, porque las arcas provinciales entrarán en aguas turbulentas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *