Máxima tensión por los salarios de los trabajadores petroleros

Compartir

Comienza la discusión del gremio por los salarios de 25.000 trabajadores que están en su hogar.

El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado, Guillermo Pereyra afirmó hoy que el gremio que conduce reiniciará formalmente las reuniones con las petroleras para establecer la pauta salarial del personal que no trabaja producto de la cuarentena.

El gremialista hizo el anuncio y al mismo tiempo cuestionó a la empresa YPF por presuntos «derrames» en la zona de Rincón de los Sauces, en los que deslindó de responsabilidades a miembros del sindicato.

La principal productora de hidrocarburos del país sostuvo que investiga «una serie de sabotajes que se realizaron en los últimos días en distintos yacimientos del norte de la provincia. Los mismos produjeron algunos incidentes menores que están en proceso de remediación». Por este motivo, la empresa debió parar actividades en Puesto Hernández y Chihuido de la Sierra Negra, según informó ante una consulta de LMN.

Más temprano, en una entrevista con LU5, Pereyra había planteado «problemas con los convencionales en Rincón de los Sauces». Habló del cierre de yacimientos por parte de YPF y de acusaciones a personal del sindicato que había hecho la empresa «aduciendo que hay desmanes y cierres de válvulas». Pereyra deslindó responsabilidades de integrantes del sindicato en los «derrames». Por el contrario, deslizó que «al ponerse gente de YPF a trabajar, hubo un derrame impresionante y están trabajando al respecto».

«Estamos preocupados por esto, y por eso hemos pedido una entrevista con el ministro de Energía Alejandro Monteiro y con el vicepresidente de convencionales (de YPF Gustavo Astie)», afirmó el sindicalista, que hoy hizo una recorrida por consultorios médicos en Neuquén. «Hemos pedido claridad en esto. Vamos a colaborar en todo lo que tengamos que colaborar. No es nuestra forma de proceder en el sindicato, Hubo un manto de sospecha de que trabajadores nuestros estaban cerrando las válvulas. Ningún trabajador va a destruir su sustento diario», aseguró el gremialista.

El último acuerdo regía hasta el 31 de mayo. Se fijó allí una pauta salarial que estableció que el personal que no iba a ser requerido en sus funciones, producto de las restricciones que impuso en los yacimiento la cuarentena, percibiría el 60% de sus haberes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.