Qué opinan economistas y operadores sobre la decisión del Gobierno de posponer el pago de la deuda local

Compartir

Especialistas del mercado dieron su punto de vista sobre la decisión del Gobierno de postergar hasta 2021 los pagos de intereses y amortizaciones de capital de la deuda en dólares bajo ley local.

El Gobierno postergó hasta 2021 los pagos de intereses y amortizaciones de capital de la deuda pública en dólares bajo ley local, calculada en unos 9.800 millones de dólares, debido a la pandemia del nuevo coronavirus, según un decreto publicado este lunes.

Con esta decisión, el gobierno de Alberto Fernández se libera hasta el 31 de diciembre de 2020 de pagar los bonos en dólares bajo ley argentina, que no son susceptibles de arbitraje internacional, a la espera de la negociación para reestructurar 68.842 millones de dólares de su deuda con acreedores privados bajo jurisdicción extranjera.

«Esta decisión es parte del plan que trazamos para restaurar la sostenibilidad de la deuda. Un plan para sentar condiciones para una Argentina que se desarrolle con inclusión social cuando dejemos atrás estas durísimas circunstancias del COVID-19», tuiteó el ministro de economía, Martín Guzmán, este lunes al reproducir el decreto en la red social.

Con todo, Ámbito consultó a especialistas sobre la decisión del Gobierno, y el impacto que puede traer aparejado en la renegociación de la deuda con tenedores privados:

Daniel Marx, de Quantum Finanzas

Podría interpretarse que la postergación de los pagos bajo ley local como señal a los acreedores externos para lograr una flexibilización en sus posturas, aunque los márgenes para lograr un acuerdo son cada vez más estrechos.

Por otro lado, la prórroga de los pagos también podría verse como una consideración a los planteos de los acreedores externos que desde un principio plantearon la conveniencia de tratar en forma diferenciada las emisiones entre jurisdicciones, en detrimento de la ley local.

Relación con el FMI y vencimiento de deuda con el Club de Paris: el apoyo del FMI al proceso de reestructuración de la deuda soberana es claro. ¿La reestructuración unilateral de la deuda ley local en USD puede afectar este apoyo y, en consecuencia, afectar posibles desembolsos del organismo?

Existe la posibilidad que el FMI asista financieramente a alguno de sus miembros aún en esta situación de atrasos en los pagos, en una política que se conoce como “lending into arrears” (prestando en situación de atrasos de la deuda), pero para ello debe demostrarse que existe “buena fe” en la negociación con los acreedores. Además, ¿cuál va a ser la actitud respecto de los vencimientos con el Club de Paris por algo más de u$s2 mil millones en el mes de mayo? Un acuerdo para reestructurar los vencimientos requiere la participación del FMI.

Tipo de cambio: la interpretación de esta decisión podría tener efectos sobre el tipo de cambio oficial y alternativos. Si la lectura es que es una antesala a un default total de la deuda en manos del sector privado, podría presionar el mercado de cambios, en un contexto donde la expansión monetaria seguirá elevada. De hecho, en marzo la base monetaria se expandió 18% en términos reales, contra contracciones del orden del 9% promedio en el mismo mes de los años anteriores.

Emmanuel Álvarez Agis, de PXQ Consultora

Entendemos esta decisión como parte de la estrategia global del Gobierno para la deuda externa. Hasta el momento, el mercado interpreta esta decisión de manera positiva, puesto que el Gobierno estaría ahorrando recursos de la deuda local para favorecer a la deuda externa.

Creemos que esta interpretación es errónea. Vemos esta decisión como una secuencia, donde el próximo paso será la interrupción del pago de los intereses de los bonos globales, de manera de utilizar el período de cura para estipular un plazo de tiempo acotado para la aceptación de la oferta de canje por parte del soberano.

Gustavo Ber, del Estudio Ber

La postergación de pagos de los títulos de la ley local como era de prever está generando una primer reacción muy negativa para los títulos justamente bajo alcance.

En el caso de los títulos en dólares bajo ley de Nueva York la reacción es opuesta, anotan una suba promedio del 1%, con un riesgo país que está comprimiendo hasta 3.650 puntos.

La lectura de ello es que los tenedores de estos últimos bonos sienten una sensación de alivio, por lo menos transitoria desde el punto de vista de despejar que los u$s10.000 millones de reprogramados para la ley local otorgan mayor chance de cumplimiento respecto de los compromisos de ley Nueva York que, por otro lado, son mucho menores, y por ende habría mayor espacio de negociación para el Gobierno en términos del calendario que tiene por delant. Esto es meramente una especulación de lo que puede llegar a suceder.

De todas maneras, hay una fecha que es clave, la del 22 de abril, donde van a tener cumplimiento los servicios de renta de los bonos globales 21, 26, y 46, por un total de unos u$s500 millones.

Será un hito importante desde el punto de vista de ver qué va a hacer el Gobierno respecto a la estrategia de los bonos con ley de Nueva York.

Se abren dos caminos: uno que abone en tiempo y forma, lo cual le otorgaría mayores chances de que la renegociación siga su curso a lo largo del año. O caso contrario, que solicite un período de gracia 30 días, lo cual también podría ser leído de una manera más cautelosa por parte de los tenedores de bonos bajo ley extranjera.

Rafael Di Giorno, de Proficio Investment

Si bien se sabía que el país estaba en una situación financiera delicada, el DNU que pospuso los pagos de deuda en dólares bajo ley local tomó por sorpresa al mercado, lo que se puede ver en la reacción de los principales bonos afectados, que tradean con caídas de entre 12 y 18%.

Ahora hay que ver si el Gobierno se decanta por una propuesta rápida a los bonos con ley de Nueva York, o si plantea un tratamiento similar a los bonos ley local.

Hay rumores en ambos sentidos, pero hay que recordar que algunos de los grandes fondos que son tenedores de ley extranjera también lo son de bonos ley local por lo que difícilmente no estén al tanto del plan de Guzmán.

Al final de cuentas, lo importante es que se proponga un tratamiento similar a ambas legislaciones como viene prometiendo el Ministro ya que si no recuperar el mercado local va a llevar largos años.

Esteban Domecq, de Invecq Consulting

Estamos viendo un default total de la deuda en cuotas. Ahora puntualmente pasamos de un default técnico, a un default selectivo de toda la deuda en dólares legislación local.

Dada la escasez de dólares en el BCRA, con esto el Gobierno compró tiempo, asegurándose los pagos de la deuda en dólares bajo legislación extranjera y los pagos a los organismos internacionales de este año, evitando un default total de la deuda argentina. Pero seguimos sin resolver el problema.

Desde mi punto de vista, todo el proceso de reestructuración venía siendo lento, desprolijo, con muchas idas y vueltas, sin información, sin programa y estando en abril seguimos sin propuesta. Con este punto de partida, la irrupción del Coronavirus dejó al Gobierno en una situación de default total, que por ahora lo quieren cuotificar.

Hacia adelante creo que la reestructuración de la deuda va a llevar años, y vamos a convivir con riesgo país elevado y mercados cerrados por mucho tiempo. Perdimos tiempo muy valioso entre diciembre y marzo. Quisimos dar una lección en materia de reestructuración de deuda y creo que los acontecimientos nos dieron una lección a nosotros.

Fuente: https://www.ambito.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *