Volaron hasta 18% las acciones argentinas que cotizan en Wall Street

Compartir

Los avances más importantes de la jornada los registraron los ADRs del Grupo Financiero Galicia (+17,7%), de Banco Macro (+16,2%), de YPF (+14,3%), del Banco BBVA (+13,2%), y del Supervielle (+12,7%). Así y todo, en lo que va de 2020 estos papeles acumulan un retroceso de hasta casi 70%.

Con el liderazgo de los bancos e YPF, las acciones argentinas que cotizan en Wall Street anotaron fuertes subas este martes, de hasta casi 18%, apuntaladas por la expectativa, algo más alentadora, de parte de los inversores respecto de las negociaciones de reestructuración de la deuda soberana, y por un mayor apetito al riesgo de activos emergentes, sin soslayar el efecto de importantes compras realizadas por parte de Fondos Comunes de Inversión (FCI), obligados recientemente a limitar su posición en dólares.

Recuperando algo del amplio terreno perdido en los últimos dos años, los avances más importantes de la jornada los registraron los ADRs del Grupo Financiero Galicia (+17,7%), de Banco Macro (+16,2%), de YPF (+14,3%), del Banco BBVA (+13,2%), y del Supervielle (+12,7%).

Si bien las subas fueron muy importantes, de las más altas de los últimos tiempos, estos papeles acumulan un retroceso de hasta casi 70% (YPF, -67,5%) en lo que va de 2020.

En la víspera, se conoció que el Ministro de Economía Martín Guzmán reanudó la negociación de la deuda con acreedores, cuando faltan apenas dos semanas para que expire el plazo para el acuerdo, en medio de rumores de que el Gobierno podría mejorar la oferta a los bonistas, aunque en las últimas horas esto último fue desmentido por el propio funcionario.

Fuentes de grandes grupos de inversores sostienen que el Gobierno podría mejorar la oferta, para superar el rechazo inicial de los tenedores de títulos, lo que impactó el lunes en la cotización de los bonos argentinos.

«El ministro Guzmán dijo que empezaría una nueva ronda de negociación con bonistas. Va a haber un road show. Es una buena noticia para bonos, y de rebote para acciones. En particular, los bancos venían muy castigados por las medidas del Gobierno, tenían más upside», dijo a Ámbito Mariela Díaz Romero, economista de Econviews. De hecho la semana pasada, algunos bancos, como Galicia o Banco Macro, tocaron mínimos desde 2013.

Por su parte, Axel Cardin, analista de Research de Bull Market comentó a este medio que buena parte de las subas registradas en bancos, YPF y Pampa Energía (+5,9%), estuvieron influidas principalmente por las resoluciones de la CNV, que obligó a fondos a desinvertirse de dólares y posicionarse en activos en pesos (en al menos un 75% de su patrimonio, según una nueva resolución conocida este martes).

«Esto puede continuar la semana que viene, la recompra de especies favorece, pero el 8 de mayo tendremos novedades del canje y el 11 el resultado final, es para ser selectivo y concentrarse en lo más golpeado y menos sensible a lo financiero», sugirió.

Para tomar dimensión de la pérdida de valor de los activos argentinos en los últimos dos años, observamos por ejemplo que el ADR de Galicia llegó a superar los u$s70 en 2018, mientras que este martes, con la suba en torno al 18%, cerró por debajo de u$s7. Es decir, es decir un derrumbe del 90% en dos años.

Evolución del ADR del Grupo Financiero Galicia en las últimas dos décadas - Por Treding View

Evolución del ADR del Grupo Financiero Galicia en las últimas dos décadas – Por Treding View

En tanto, Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment, indicó a este medio que «los bancos con ADRs son uno de los canales por los cuales entra flujo a Argentina. Cuando se filtran noticias de que habría medidas de que obligan a los bancos a prestar a tasa subsidiada el precio de las acciones caen y cuando aparecen versiones más moderadas suben fuerte”.

En las últimas horas, transcendió que el Banco Central analiza la posibilidad de remunerar más los encajes integrados con bonos del Tesoro, lo que haría que las entidades financieras obtengan mejores rendimientos, mientras que el Gobierno se financia y evita la inversión especulativa, afirmaron desde Rava.

Con relación a la deuda, tanto el Gobierno como los acreedores han demostrado hasta el momento posturas inflexibles, una situación que figura como antecedente en los anteriores canjes, que luego finalizaron en un acuerdo. En los mercados se sigue especulando que lo que menos le conviene al Gobierno es el default y los bonistas ajustan su estrategia para no perder mucho y buscan acercar posiciones.

“El mercado está muy sensible a la evolución del canje de bonos ley Nueva York. Si las partes acuerdan quedan muchos problemas por resolver. Pero si no hay acuerdo y se va a un ‘hard default’, el escenario es otro. Las idas y vueltas de este acontecimiento le dan mucha volatilidad al precio de bonos y acciones”, evaluó Di Giorno.

Los acreedores privados dejaron trascender una contra propuesta sobre la que se centrarían ahora las negociaciones con el objetivo de ver si se pueden encontrar una solución intermedia. El ministro Guzmán dijo que continuará las negociaciones a través de videoconferencias.

«Veremos qué pasa con esto. Hay que ver si el ánimo del Ministerio de Economía es negociar o mantenerse duro con la propuesta ofrecida, ya rechazada por algunos acreedores», agregó Díaz Romero.

Los incrementos de los activos argentinos en Nueva York cobraron mayor relevancia aún, si se tiene en cuenta que Wall Street cerró en terreno negativo (con bajas de hasta el 1,4%), en una sesión en la que los inversores se alejaron de las acciones de mayor crecimiento y optaron por los papeles cíclicos, en medio de esperanzas de una reactivación económica, mientras los estados comienzan a relajar las restricciones promulgadas para combatir la pandemia de Covid-19.

Si bien las acciones tecnológicas arrastraron a los tres principales índices bursátiles de Estados Unidos a territorio negativo, éstos se mantienen a menos del 20% de los máximos históricos alcanzados en febrero. «El mercado bursátil hoy es sobre el dinero que sale de la tecnología y entra en papales de valor económicamente sensible, cuyos precios han sufrido más», dijo Tim Ghriskey, estratega jefe de inversiones de Inverness Counsel en Nueva York.

«La sensación de que los estados se están abriendo y de que la economía está comenzando a crecer nuevamente está causando esta rotación», añadió.

A las empresas más pequeñas les ha ido mejor que a las grandes en los últimos días, ya que se beneficiarán más de la reducción de las medidas estatales de confinamiento. El índice The Russell 2000, que rastrea a compañías de pequeña capitalización, registró su quinto avance consecutivo.

Pero en momentos en que los casos de coronavirus en Estados Unidos superan el millón, un modelo predictivo citado a menudo por funcionarios de la Casa Blanca advirtió que el número de muertos en el país podría aumentar más de lo previsto si los estados reabren prematuramente sus economías.

La temporada de ganancias del primer trimestre está entrando en su clímax. Actualmente se espera que las ganancias del S&P 500 bajen un 14,8% respecto al año anterior, un giro radical desde el crecimiento anual del 6,3% que se pronosticaba el 1 de enero, según datos de Refinitiv.

Por su parte, el índice Bovespa de la Bolsa de Valores de San Pablo escaló un 3,7%, a 81.132 unidades y alcanzó su máximo nivel en seis semanas.

Por último, el índice S&P Merval creció más de 10%, y alcanzó las 33.000 unidades, liderado por la tendencia positiva de acciones del segmento financiero. El referencial líder, que subió un 2,5% en la sesión previa, acumula una mejora cercana al 36% en lo que va de abril, frente a un derrumbe del 30% anotado en marzo pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *